Sobre el aprendimiento

No debo palpar el musgo de mis huesos.
Ni gritar en las tardes.

El ocaso es blanco.
Música infértil como un caos de espera.

Estoy vivo de pensar, de esperar, de arrepentirme.
De alimentar hormigas, sueños, hijos.
De escribir sobre el temor mi temor.
De danzar en la tormenta.

No debo pensar en lo difuso.
Ni en la oración que implora un pan nuestro
para el ayer.
No debo palpar el cielo de mi boca
ni el de tu boca.
Ni llorar.

Veo a los animales con estupor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s