Ivette Cepeda, la vida en cada canción

Uno va a un concierto movido por extraños resortes que te hacen salir de casa, abandonar el libro o el sosiego que a veces promete una cama.

Pues digamos que un día te tropiezas con el disco Estaciones (no sé cómo llegó a mí, no sé quién me lo dio, quién me dijo mira copia esto, te lo voy a poner en la memoria, puede que te guste; no sé cuándo ni cómo ni dónde, pero lo cierto es que lo agradezco infinitamente), y digamos que no puedes dejar de escuchar ese concierto sutil y vigoroso, que descubres en él una voz que te despierta, que te recorre la piel, y te hace elevar la escala de lo que llamas virtuosismo, maravilla, belleza.

Esa voz, la voz de Ivette Cepeda, era algo que no me podía permitir no escuchar.

Por ello asistí ayer al Teatro Principal después de varias noches de conciertos como parte del XIII Festival Piña Colada (después de degustar a un aceptable Raúl Paz, de retirarme a media función del grupo Interactivo y de escuchar a un simpático Polito Ibáñez que compartió lo mejor de su repertorio), y así concurrí a lo que considero una noche espectacular, un par de horas que figurarán entre las más brillantes experiencias de mi vida.

El concierto arrancó de golpe. Entre las campanadas y el abrirse el telón no transcurrió prácticamente tiempo. Ya ella estaba ahí, comenzó a cantar y un desperfecto técnico nos privó de su voz por unos leves segundos, cuando al fin se escuchó, alto y claro, un aplauso sobrevino, un aplauso que signó y preñó la noche de buena vibra.

Confieso que el concierto estuvo por encima de mis expectativas, confieso que no me imaginé al público avileño tan enchufado como lo estaba anoche, no me imaginé los coros ni los “bravos” que se oían continuamente (de algunos de los cuales fui culpable), ni los profusos aplausos que prácticamente no dejaban a Ivette comenzar el próximo tema.

El repertorio escogido fue magnífico (Silvio, Pablo, Sabina, Formell y temas de otros compositores que variaban de la canción al son, del bolero al guaguancó), y las ejecuciones estupendas (no podría decir en cual se lució más); aunque hay que mencionar que Ivette Cepeda no nos regala interpretaciones, Ivette hace nueva cada una de las piezas que canta; canciones de toda la vida que de repente, escuchadas en voz de esta mujer inigualable te parecen percibidas por primera vez. Descubres en cada tema un extra, algo que jamás habías imaginado y que dormía plácidamente en su letra, algo que solo ahora se revela o se muestra con fijeza.

Y uno siente que esta mujer canta temblando, sintiendo cada palabra, amando cada segundo; uno percibe que le va la vida en cada canción, en cada melodía. Y como mismo estaba de emocionado el público se le veía excitada a ella que hasta dejó correr una lágrima mientras cantaba “Tal vez”. Algo erizante verla perder la letra, verla enjugarse los ojos y más tarde escucharla decir hay algo lindo que viene desde ustedes.

Palmas también para el grupo Reflexión por la excelente factura de sus ejecuciones y por la consumación de arreglos magistrales para cada una de las piezas. Y palmas para los que tuvieron a bien que Ivette Cepeda cerrara el Festival Piña Colada, dejándonos así este sabor a “País”, estás ganas de música, esta buena vibra en el alma.

Y uno regresa a casa tocado por lo vivido, con un sabor a abrazo y a mano tomada, sintiéndose menos solo, más feliz, más a gusto.

Anuncios

4 comentarios en “Ivette Cepeda, la vida en cada canción

  1. Delicia dijo:

    Espectacular e inolvidable concierto que me caló hasta los huesos, excelente tu post para reafirmalo, y así nos sentimos todos los que acompañamos a Ivette anoche. Si ella agradeció la invitación al Piña Colada, qué diremos nosotros que nos habíamos perdido su inigualable voz. Gracias por compartir tus impresiones.

    Le gusta a 1 persona

  2. yoanis soriano cabrera dijo:

    No hay palabra para explicar ese concierto de anoche de toda esa energia que nos trasmitio una de las mejores interprete de nuestro pais, una cantante que ha sabido rescatar la cancionistica cubana y hacerla suya en cada interpretacion junto al director y musicos del Grupo Reflexión, esos grandes arreglos que la hacen ser diferente y ser ella en cada interpretacion, gracias por aceptar la invitacion y espero que la provincia la vuelva a invitar a dar otro concierto para ponernos al dia

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s