Los sitios me reinstalan de pasados

Justo en el sitio donde antes nos besábamos
hay ahora un fértil basurero.
Mis ojos buscaban el recuerdo del amor
y hallaron un silencio de petardos.

Una lluvia de cerrojos cayó sobre mi pecho.

Comprendí que todo estaba dicho:

que la muerte se había engendrado en las caricias,
que cien puñales pudieron más que mi esperanza.

Nunca seré aquel que nunca fui.
Este sitio no será jamás
lo que solo es en mi memoria.

Ahora los perros huelen mi desgano,
descubren que el amor y los besos
son fugaces como la propia existencia,
eternos como las numerologías y el infinito.

Recontar la vida es aprehender lo incierto.
Todo recuerdo es falso.
La memoria es impostura.

Los finales nunca son finales.

Justo en el sitio donde antes nos besábamos
hay un pastizal enfermo de abrojos,
un desierto de infinitas nostalgias.

Anuncios

3 comentarios en “Los sitios me reinstalan de pasados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s