Remordimiento

Remordimiento y desamor me llevanpalomasDWYeJcIWAAALIDe
y marcho por las calles lerdo y zonzo.
Blanca luz del olvido, llegas pronto;
necedad del pasado, tarde llegas.

Pesadas melodías se repliegan
cercando cada parte de mi torso;
cansadas muecas por sonrisas pongo,
y al amparo de ayer mi cuerpo queda.

¿Qué haré cuando la tarde se haga un fiasco,
cuando de pronto extrañe tu regazo?
¿Qué haré sobre la cuerda que me embriaga?

¿Qué haré cuando la vida se disipe
en minúsculos miedos, en la nada
de ser quien soy, huraño, inquieto y triste?

Anuncios

Al libro lo que es del libro

Después de siete años consecutivos desandando la sede principal en La Cabaña y las subsedes del Vedado puedo decir que la Feria Internacional del Libro de La Habana es un evento de real magnitud que lentamente va transitando por el camino del vacío, por la abulia de esos fenómenos gastados que se calcan de edición en edición y llegan a no connotar ni a provocar mucho entusiasmo, sobre todo entre aquellos que año tras año se dirigen hacia sus diversas instalaciones para tratar de satisfacer ese goce dificultoso que es la lectura. Cada vez es más arduo encontrar propuestas literarias atractivas, las impresiones y reimpresiones de títulos no se ajustan a los intereses de los lectores, y los invitados internacionales no colman las expectativas de un público que cada vez lee menos (hay que reconocerlo) y es más ignorante (en gran medida porque los títulos que circulan en nuestras librerías no son los que reinan a nivel internacional), pero que sí está claro de cuandole quieren colar gato por liebre. Seguir leyendo

Café de homosexuales

Hay días en los que uno se cree capaz de matar al tiempo, por eso a esta hora de la mañana, apenas las ocho treinta, he decidido tomarme un café. Tengo suerte al dar con una mesa vacía. Es la mesa que nadie quiere, pues está en el centro yteconvierte en blanco, te expone a lasmiradas que se precipitan desde las siete mesas restantes.

La Fontana, anclado en el centro del bulevar avileño, es un sitio de visita obligatoria para los que pretenden conocer esta ciudad poco ducha en ofertas. Por ello entre los rostros aburridos de siempre uno puede encontrarse alguna cara nueva, sentir el recóndito goce de ser un extraño para alguien. Seguir leyendo

Diciembre

Una vez escribí que diciembre es un mal mes. Para mí y para los que ansían compartir su soledad. Yo prefigurando diciembre como un frío aterrador, como una ventisca que se te cuela entre los ojos, entre los tullidos huesos. Como unas ganas enormes de sentirse abrazado.

Pero diciembre, nuestro diciembre, es un vendaval de fuego que no cesa; porque en esta Cuba personal y colectiva, mía y de todo al que se le antoje, el calor celoso no nos deja de la mano. Y la ausencia del invierno asegura la presencia del abrazo. Seguir leyendo

Eduar Encina en la búsqueda de sí mismo

Desde el título se delata la referencia bíblica: Lecturas de Patmos (Ediciones Oriente, 2011). Patmos es una pequeña isla griega en el Mar Egeo. En ella se hallaba desterrado Juan a causa de la palabra, y en una de sus grutas recibió la revelación de Jesucristo—dada por Dios— sobre las cosas que debían ocurrir pronto. Así nació la escritura del Apocalipsis, último libro del nuevo testamento.

Y con esta noticia comienza este libro del poeta santiaguero Eduar Encina (1973-2017). Él también ha sido desterrado a causa de la palabra y anda en pos de un descubrimiento. A Patmos va el poeta, o mejor: regresa, porque todo viaje es un reencuentro con lo que hay de nosotros en cada espacio del universo. Va en busca de la verdad. Esa verdad que solo puede ser la poesía. La verdad que revele el sentido Seguir leyendo

¿Por qué no emigro?

La mayoría de los amigos que tengo dentro de esta isla se devanan pensando cómo largarse hacia otras tierras, cómo cruzar los mares e instalarse —lo mismo les da— en Miami o en Kuala-Lumpur. Entre ellos me siento raro cuando el tema deriva hacia cartas de invitación, contratos de trabajo, o algún posible romance que pueda derivar en casamiento, visa y pasaje de avión. Algunos lo han logrado y ahora residen por Las Vegas, Montevideo o Riobamba. Otros solo han escalado hasta la capital y esperan ansiosos la posibilidad de darse el ansiado brinco.

Siempre he dicho “aquí pertenezco y aquí quiero que me entierren”. Lo decía sin haber pisado otras latitudes, y luego de estar en Lima, de desandarla durante una larga semana, se afianzaron en mí las palabras antes escritas. Cuando volví a Cuba escuché constantemente una pregunta: Seguir leyendo

Poema a tus manos

Todo soy aunque muera sin ser nada,manos vertical
y soy nada aunque muera siendo todo.
Solo voy, desafiando la alborada
de tus manos que son como un recodo.

Tengo culpas aún con tu mirada,
con tus labios dolientes, con tus codos.
Quiero nacer de nuevo en la quebrada
de tus piernas; buscar constante el modo

de ser parte de ti, ser en ti todo;
de fundirme en tus manos tan ansiadas,
en tus uñas a veces despiadadas,

en tus besos que sanan como el yodo.
Porque al tenerte no me importa el todo
ni la ultrajante y manifiesta nada.