El concepto secuestrado

La palabra Revolución viene del latín, revolutio, que quiere decir dar una vuelta —yo lo entiendo mejor si le llamo palancazo, o golpe de timón—; por lo cual, ante poderes anquilosados y retrógrados, ante la necesidad de reubicar el orden y la vida social de una nación empantanada, este vocablo ha representado a quienes pretenden establecer nuevas políticas, nombrándose revolucionarios. Seguir leyendo

Anuncios

Mi hijo y la Historia de Cuba

Mi hijo está en sexto grado. Dentro de pocos días se enfrentará a un examen de control de Historia de Cuba y me ha pedido apoyo. El período a analizar es de 1898 a 1952, que comprende los tres primeros capítulos del libro de texto. Demasiado para un solo cartucho, pienso.

Comenzamos hablando de Chibás, porque en torno a su figura versó la última clase que recibió en la escuela. Chibás era honesto, bueno, y desinteresado, dice mi hijo. Luego hablamos de Guiteras y su labor durante el llamado Gobierno de los Cien Días. Guiteras era honrado, valiente, y justo, dice mi hijo. Luego, seguimos en orden retroactivo y llegamos a Villena. Al poeta. Al tuberculoso. Al hombre que según mi hijo era sincero… y etc… etc… más de lo mismo, mi hijo no sabe nada de nada, solo tiene una idea maniquea de lo que es un patriota y de lo que es Seguir leyendo

¿Por qué iré a votar?

Mi casa es calma, como mi barrio. De vez en cuando desde algún sitio impredecible se escucha una trifulca, o un reguetón a veces insulta desde casa de Iván o de Gledys, pero no es lo normal. Solo cuando hay que votar, cuando hay que ir a hacer el paripé de atravesar el recinto donde está la sábana blanca, la urna y los pioneros con su mano alzada, yo no quisiera estar en mi casa, no quisiera estar en mi barrio.

Días previos comienza la cantaleta, porque ella, mi madre, me conoce bien. Ella, que durante el periodo especial, tras la muerte de mi padre, un catorce de febrero del noventa y cinco, se las vio negras para darnos de comer a mí y a mi hermana. Yo con siete años y mi hermana con cinco meses. Me recuerdo husmeando en las gavetas del aparador para ver si aparece una peseta que permita ir a buscar el pan Seguir leyendo

Moonlight o el peso de la diferencia

En la última entrega de los Premios Óscar ocurrió algo realmente inverosímil: en el momento más importante —la entrega del Óscar a la mejor película— un error provocó que los productores de La LaLand subieran hasta el estrado a recibir una estatuilla que no les pertenecía, pues la verdadera ganadora había sido Moonlight.

Una vez vistos ambos largometrajes desentiendo cómo pudo existir semejante rivalidad, pues la frívola y superficial La LaLand no tiene cómo anteponerse al drama realista, sólido y contundente planteado por Moonlight.

Tres chispazos correspondientes a la infancia, adolescencia y juventud de Chiron, personaje negro, solitario, víctima de sus compañeros de aula y de su madre yonki, sirven para concretarnos una historia que penetra Seguir leyendo

Remordimiento

Remordimiento y desamor me llevanpalomasDWYeJcIWAAALIDe
y marcho por las calles lerdo y zonzo.
Blanca luz del olvido, llegas pronto;
necedad del pasado, tarde llegas.

Pesadas melodías se repliegan
cercando cada parte de mi torso;
cansadas muecas por sonrisas pongo,
y al amparo de ayer mi cuerpo queda.

¿Qué haré cuando la tarde se haga un fiasco,
cuando de pronto extrañe tu regazo?
¿Qué haré sobre la cuerda que me embriaga?

¿Qué haré cuando la vida se disipe
en minúsculos miedos, en la nada
de ser quien soy, huraño, inquieto y triste?

Al libro lo que es del libro

Después de siete años consecutivos desandando la sede principal en La Cabaña y las subsedes del Vedado puedo decir que la Feria Internacional del Libro de La Habana es un evento de real magnitud que lentamente va transitando por el camino del vacío, por la abulia de esos fenómenos gastados que se calcan de edición en edición y llegan a no connotar ni a provocar mucho entusiasmo, sobre todo entre aquellos que año tras año se dirigen hacia sus diversas instalaciones para tratar de satisfacer ese goce dificultoso que es la lectura. Cada vez es más arduo encontrar propuestas literarias atractivas, las impresiones y reimpresiones de títulos no se ajustan a los intereses de los lectores, y los invitados internacionales no colman las expectativas de un público que cada vez lee menos (hay que reconocerlo) y es más ignorante (en gran medida porque los títulos que circulan en nuestras librerías no son los que reinan a nivel internacional), pero que sí está claro de cuandole quieren colar gato por liebre. Seguir leyendo

Café de homosexuales

Hay días en los que uno se cree capaz de matar al tiempo, por eso a esta hora de la mañana, apenas las ocho treinta, he decidido tomarme un café. Tengo suerte al dar con una mesa vacía. Es la mesa que nadie quiere, pues está en el centro yteconvierte en blanco, te expone a lasmiradas que se precipitan desde las siete mesas restantes.

La Fontana, anclado en el centro del bulevar avileño, es un sitio de visita obligatoria para los que pretenden conocer esta ciudad poco ducha en ofertas. Por ello entre los rostros aburridos de siempre uno puede encontrarse alguna cara nueva, sentir el recóndito goce de ser un extraño para alguien. Seguir leyendo